miércoles, 1 de noviembre de 2017

Guardabloques o Blockroll

En patchwork se utilizan varios instrumentos y materiales para facilitarnos el trabajo (el otro día os enseñaba cómo hacer vuestra propia base para patchwork), y también para transportarlo en una bolsa cuando vamos a nuestras clases semanales, a cursos monográficos o a coser en compañía de  nuestras amigas, fanáticas del patchwork.

Una forma fantástica de transportar e incluso guardar los bloques, los bordados,... la labor que sea que estemos realizando, es el blockroll o guardabloques. Seguro que ya habéis visto miles por la red, pero nunca está de más mostrar otra versión.
Hoy traigo el que ha hecho Juana en las clases de los miércoles:


Ponte en situación:
Tienes tu bloque o tu bordado terminado...Te lo llevas a la tabla de planchar...
Con todo el mimo del mundo, usando un papel protector para no ensuciar la labor, posas la plancha...
Tienes cuidado con las costuras, que estén rectitas, todas en la dirección que tienen que ir. En caso de un bordado, cuidado con los hilos, que no se enganchen en ningún sitio, cuidado también si has puesto algún charm, que la plancha llegue a todos los rincones,...
Le das la vuelta, vuelves a planchar... Perfecto!!! te ha quedado precioso... "Cómo mejoran las labores una vez planchaditas, oye".
Llega el momento de recoger...
Y qué hacemos? doblamos en cuatro como si fuera un folio, y a la bolsa... Horror!!!
Cuando llegas a casa, en el mejor de los casos, el bloque sólo tiene dos rayas perpendiculares bien marcadas que lo atraviesan por todo el centro...

Pues bien, para eso es el guardabloques, para colocar la labor una vez planchada, bien estiradita. Y en lugar de plegar, la enrollamos en el tubo y la protegemos con el cuerpo del blockroll. Así evitamos los temidos dobleces.

Claro que se puede utilizar un rollo vacío de los del papel de cocina o similar... Pero esto es patchwork!!, y somos unas locas de las telas, las agujas, los accesorios y como decía una alumna "somos unas mari-fundas" jajaja. Lo suyo es llevarlo mono, ¿o no?.

Juana lo tuvo claro y en cuanto vió este panel en La Tertulia, se hizo con él y en un par de clases ya tenía su guardabloques terminado.
En la intro del post está la parte exterior y ésta de aquí abajo es la interior (aunque es totalmente reversible. ¡Hasta el acolchado lo es!).

Por lo general, suelen llevar la parte protectora de la labor unida al tubo de cartón, pero en este caso decidimos que estuvieran separadas porque de este modo no habría límites de tamaño: se puede enrollar la labor del largo que sea sin verte limitada por la unión de las dos piezas.


Es una muy buena idea utilizar un panel para hacer esta labor, ya que tienen la medida perfecta: por lo general, 60x110cm. Si veis que queda un poco estrecho, se le pueden añadir en un momento unas tiras de tela de la misma colección para llegar a la medida deseada y listo.
Y así es como queda cerradito.


Súper rápido de hacer, muy resultón y de lo más útil, que al final es de lo que se trata. 
Y tú, ¿Ya tienes el tuyo? ¿te animas a hacerlo? ya sé que tienes en mente algún panel que has visto, ¿verdad? 

4 comentarios:

  1. Que tela tan bonita , te ha quedado de lujo.
    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Edurne!! La verdad es que es un acierto usar paneles para este tipo de labor.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan la idea e usar paneles para el block roll! Ha quedado precioso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que es una idea estupenda?! Me alegra que te guste, Nati!!. Un beso!!!!

      Eliminar