13 de febrero de 2019

Todo lo que deberías saber sobre los bolígrafos borrables


Uno de los mejores inventos para las labores en general son los bolígrafos o marcadores borrables. Eso de tener una guía por la que coser, bordar o acolchar y que luego desaparezca es fantástico, pero todo tiene sus pros y sus contras. ¿Te quedas a saber cuáles son?
Existen en el mercado varias opciones, para todos los gustos. Seguro que existen muchos más, pero yo te voy a hablar de  los que conozco y con los que he trabajado.

Los más conocidos son los rotuladores:

- Rotuladores lavables:


Desaparecen con el agua. No es necesario sumergir y empapar la tela para que desaparezca, con vaporizar agua templada sobre la línea, desaparece.

Hay gente que utiliza los rotuladores lavables para niños. Yo tengo en casa los Carioca super-washable. He hecho una prueba planchando el trazo y sin plancharlo. Las conclusiones de esta marca en particular, que es la que yo he probado, son dispares: dependiendo del color del rotulador y de la tela sobre la que marques, o bien no desaparecen en absoluto o para que desaparezcan hay que sumergir en agua caliente y frotar la tela. 

Para un apuro muy serio y SIEMPRE haciendo una prueba antes, podrían hacerte el apaño, pero yo no me la jugaría, la verdad (hablo de los rotuladores lavables para uso infantil, no los específicos para labores).


Ventajas:
- En condiciones normales, desaparece fácilmente, por lo que se puede usar tanto en el derecho como en el revés de las telas sin problema.
- Se encuentran en todas las tiendas de patchwork y en casi todas las mercerías.
- colores azul y blanco (ideal para telas oscuras).

Inconvenientes:
- El trazo es el típico de un rotulador, quizá demasiado grueso para trabajos en los que hay que ser precisa.
- Si se plancha sobre la línea trazada, ésta puede fijarse y no desaparecer con facilidad.
- Dependiendo de los tintes con los que esté tratada la tela, puede correrse y desteñir. Si usas telas de calidad  este problema desaparece
- Su precio supera los 6€

Consejos:
- Compra siempre telas de calidad (sí, soy muy pesada)
- Por precaución, no planches la tela después de usar el rotulador, espera a eliminarlo.
- El de color blanco, hay que esperar "a que suba": haces el trazo, y hay que esperar unos segundos para que este aparezca.


También existen los rotuladores que desaparecen con el aire. 

No, no hay que poner la tela delante del ventilador ni nada de eso. La tinta desaparece sola después de un tiempo.


Ventajas:
- Los puedes usar en cualquier lugar sin necesidad de tener agua o calor a mano.

Inconvenientes:
- El tiempo que tarda la tinta en desaparecer es variable en función de la temperatura y humedad del ambiente.
- El trazo es el típico de rotulador, pudiendo resultar un poco grueso.
- Su precio ronda los 10€.

Consejos:
- Haz una prueba antes de usarlo para ver cuanto tiempo tarda en desaparecer.

Si el tema rotulador no te convence, también existen las tizas, en varios formatos:

- El clásico jaboncillo de sastre

Antiguamente, los sastres utilizaban las pastillas de jabón cuando ya estaban en las últimas, porque se marcaban en las telas  y desaparecían con facilidad.
Posteriormente, para no depender de que hubiera una pastilla de jabón a punto de terminarse y encontrar un material más resistente, surgieron los jaboncillos que conocemos hoy en día, que son como una tiza cuadrada del tamaño de una tarjeta de visita y está disponible en varios colores.


 Ventajas:
- Su precio
- Gran variedad de colores, perfecto para telas claras y telas oscuras
- Desaparece fácilmente sacudiendo un poco la tela.

Inconvenientes:
- No se puede afilar, esto se hace con el uso, por lo que no es muy adecuado para trabajos de precisión.
- No se dibujan fácilmente letras o trazos pequeños y curvos.

Consejos:
Es ideal para patrones de ropa y para dibujar líneas en las que no importe el grosor de la misma.

También existe en forma de portaminas, similares a aquellos que usaban algunos profesores para no mancharse los dedos con las tizas de la pizarra.


- Tiza en polvo: 

Se trata de una especie de bolígrafo cargado de polvo de tiza, que en lugar de punta, tiene una ruedecita por la que va soltando el polvo de forma controlada.

Ventajas: 
- La línea que traza es siempre del mismo grosor.
- Disponible en varios colores.
- Desaparece fácilmente sacudiendo la tela.

Inconvenientes:

- Su precio supera los 10€.
- No se puede "escribir", por lo que no es útil para trabajos de bordado.

Lapiceros

Minas de colores, especiales para tela. 

Ventajas: 
- Se puede escribir.
- La línea siempre es del mismo grosor.
- Variedad de colores.
- Tienen un grosor de 0.7, por lo que se puede usar un portaminas ordinario.

Inconvenientes:
- Es mejor hacer trazos finos y no apretar mucho cuando se usan en el derecho de las telas porque hay que sacudir con fuerza para hacerlos desaparecer.

También existen unos lapiceros de colores que tienen un cepillo en el capuchón. No los he usado, así que no puedo opinar, pero que sepas que también los puedes encontrar.

Bolígrafo borrable

Se trata de un bolígrafo de papelería, similar a los clásicos Replay  y es borrable gracias al calor que genera la fricción de la "goma" que lleva incorporada en el capuchón. Si desaparece con calor, desaparece también con la plancha.


Ventajas:
- Tiene punta de bolígrafo, por lo que el trazo es siempre del mismo grosor.
- Se puede escribir con él.
- Desaparece con el calor de la plancha.
- Varios colores.
- Su precio.

Inconvenientes:
- En telas oscuras, deja un leve rastro blanquecino.
- En ocasiones, desaparece, pero después de un tiempo vuelve a aparecer. Esto ocurrió durante una época, quizá debido a un cambio de formulación. Pero hace tiempo que no me he vuelto a encontrar con este problema.
- Desaparece con la plancha. Lo incluyo también en los inconvenientes porque no es apto para trabajos de pieceo, ya que al desaparecer con la plancha, podemos quedarnos sin la guía de costura cuando estamos haciendo pieceo.

Consejos: 
- Úsalo siempre en el revés de la tela.
- En caso de necesitar usarlo en el derecho: siempre en telas claras y con cuidado de no hacer trazos que no vayan a estar cubiertos posteriormente (con bordados o acolchados).


Pues hasta aquí mi revisión y mi experiencia con diferentes tipos de bolígrafos o lapiceros borrables. Existen muchos más en el mercado, claro que sí,  pero no hablo de ellos porque no los he probado y no quiero hablar de algo que no conozco. Según vaya probando más o vayan apareciendo novedades, editaré la entrada para mantenerla al día.


10 comentarios:

  1. Muchas gracias por tus consejos, yo sin duda mi herramienta es el bolígrafo borrable, no puedo estar sin el. Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa igual. Creo que es el que más ventajas tiene . Muchas gracias por comentar, Carmen!!!!

      Eliminar
  2. Que información más útil!!!!. Yo uso casi siempre los boligrafos borrables aunque para telas oscuras tengo unos lápices de tiza muy prácticos. Un beso grande, Silvia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son mis favoritos también. Y en cuanto "arreglen" el tema del trazo claro en las telas oscuras... ya les hago la ola jajajaja.
      Un besazo Paloma!!

      Eliminar
  3. Una publicación genial!!! Gracias por tu tiempo y por compartir tus experiencias. Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias a tí por estar siempre ahí!!. Un beso gordo

      Eliminar
  4. Los boligrafos borrables si tienes que planchar desaparecen y si necesitas que aparezcan otra vez las marcas mete la tela un rato en el congelador, aparecen de nuevo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, lo había pensado pero nunca lo he hecho...¿lo has probado y funciona?

      Eliminar